17 retos divertidos para ahorrar dinero en 2018

 

Aceptémoslo: ahorrar no es divertido, pero es MUY necesario. Ya sea para emergencias o para metas, a veces necesitamos una cantidad de dinero que por lo general no tenemos; en esos casos, recurrimos a préstamos bancarios o con amigos, a las tarjetas de crédito o incluso al empeño. Pero con cada uno de estos “remedios” corremos riesgos: si pedimos a una institución financiera por ejemplo, nos enfrentamos a pagar intereses que eventualmente nos llevan a un endeudamiento impagable; si es un préstamo entre amigos, podemos estropear la relación con ellos; y si se trata de un empeño, decimos adiós a nuestras cosas.
Junto con el presupuesto y la inversión, el ahorro es una de las herramientas más importantes para tener unas finanzas sanas; sin embargo, no es tan fácil adquirir este hábito. Para que lo hagas de la manera más divertida y sencilla posible, te proponemos 17 retos para ahorrar dinero en 2018.
Para que los ubiques más fácilmente, los separamos en 5 tipos de retos:
• RETOS DE AHORRO CON PRESUPUESTOS
• RETOS DE AHORRO PARA “GUARDAR”
DINERO
• RETOS DE AHORRO DE CAMBIOS Y
MORRALLAS
• RETOS DE AHORRO CON OTRAS PERSONAS
• RETOS DE AHORRO SOFISTICADOS
¡Elige la idea de ahorro que más te guste y empieza ahora!

RETOS DE AHORRO CON PRESUPUESTOS

 

#1 El reto del “no gasto nada”
Este reto de ahorro no es tan drástico como suena. La premisa es muy simple: gasta en cosas imprescindibles para ti.
¿Cómo funciona?
Para este reto, primero tienes que hacer un registro de tus gastos y un presupuesto. Durante enero, anota TODAS las salidas de dinero que tengas, desde un refresco hasta la renta o el pago de la luz. El punto es que tengas claro a dónde van tus ingresos.
El último día del mes revisa dónde están las fugas y en febrero quitalas. Más que reducir tu gasto hormiga, en realidad solo debes gastar en lo imprescindible para vivir.
TIP: si algo no es imprescindible para vivir pero sí lo es para ti, intenta una sustitución barata.
¿Para quién es este reto?
Para personas muy disciplinadas y desapegadas de las cosas, que tienen una meta muy clara y harían todo por conseguirla.
Ejemplo:

#2 El reto de los sobres
El reto de los sobres es uno de los métodos de ahorro favoritos de uno de los gurús de las finanzas personales, Dave Ramsey. Incluso hay paquetes especiales con material para hacerlo, pero tú puedes usar cualquier tipo de sobre.
¿Cómo funciona?
Se trata de dividir tu presupuesto en rubros y guardar el dinero para cada uno en un sobre. Por ejemplo, si gastas $2,000 en entretenimiento, apartas esa cantidad de efectivo y la guardas en el sobre. Cuando sea tu día de diversión, llévate una parte del dinero y deja las tarjetas de crédito en casa, así te aseguras de gastar solo lo que tienes en la mano. La regla de este reto es no usar el dinero de un rubro para otra cosa. Si se te acaba el dinero antes de tiempo, espera al otro mes.
TIP: si te terminas el presupuesto antes y el dinero era para algo imprescindible como comida, reevalúa cuánto destinas a eso y busca en qué otra cosa puedes recortar.
¿Para quién es este reto?
Para personas que saben cuánto gastan en cada cosa. Si no es tu caso aún, registra tus gastos de enero y
empieza en febrero.

#3 El reto de ahorro del gasto hormiga
El reto del gasto hormiga es muy similar al de no gastar nada; la diferencia es que aquí no quitarás los grandes gastos, sino los pequeños o cotidianos que prácticamente son invisibles. La clave de este reto es eliminar lo que no te cueste trabajo dejar.
¿Cómo funciona?
Para cumplir este reto también debes hacer un registro de tus gastos y ver cuáles puedes eliminar o sustituir. (por ejemplo, en lugar de comprar un café diario, comprar una cafetera para tu oficina). De otra forma, todos los días decir que “no” a tu antojo o vicio será muy complicado.
¿Para quién es este reto?
Si eres muy honesto contigo y tienes voluntad, este reto es para ti. El café o las papas no son una necesidad; de paso, al dejar estos gustos, cumples tu propósito de bajar de peso o estar más sano.

RETOS DE AHORRO PARA “GUARDAR DINERO”

 

#4 El reto de ahorro de las 52 semanas (al revés).

Este método de ahorro es ideal para quienes empiezan con mucha motivación y a medida que pasa el tiempo les cuesta más trabajo ahorrar, porque precisamente comienza con la parte “difícil”. ¡Te garantizamos que, si lo llevas a cabo sin fallar, ahorrarás hasta 4,000 pesos o más a final de año! Todo depende de qué tan lejos quieras llevar tu propio reto. La premisa es muy sencilla: ahorra lo más que puedas al principio (tú mismo fijas el monto), luego baja poco a poco la suma de dinero.
¿Cómo funciona?
Primero fija un objetivo: por qué o para qué quieres ahorrar, ¡debe ser motivante! por ejemplo, tomar vacaciones o comprar un nuevo celular a fin de año. Imagina que empezarás una carrera en la parte más alta de una cima (y de una suma de dinero) y bajarás (restarás) semanalmente un tramo (tu ahorro). Te proponemos iniciar con 100 pesos semanales para que no sea una carga fuerte y tampoco afectes otros gastos necesarios, pero claro que puedes iniciar con más dinero. El truco es la constancia.
En la semana 1 aparta esos 100 pesos (o la cantidad que tú decidiste) y guárdalos en una cuenta de ahorro o en un lugar de difícil acceso. En la semana 2, ahorra 99 pesos, la siguiente semana ahorras 98 pesos y así sucesivamente, hasta terminar todas las semanas del año.
Al final, te sorprenderá cuánto dinero acumulaste con esta técnica tan sencilla.
TIP: concéntrate en el reto pero olvida este dinero durante todo el año. No lo uses, no pienses en él, ni olvides ahorrar alguna semana, porque arruinarás todo el esfuerzo. Aunque sea un monto bajo, puedes guardarlo en una cuenta bancaria de ahorro, para evitar tentaciones.

¿Para quién es este reto?
Para personas disciplinadas que les gusta mantener una rutina “normal” pero están dispuestas a adquirir una pequeña rutina semanal en su propio beneficio.

 

#5 El reto de un peso más cada día
El reto de un peso más cada día es ideal para crear el habito del ahorro, pues no implica un esfuerzo enorme.
Primero define para qué quieres ahorrar; esta meta será tu motivación. Tu objetivo puede ser desde cubrir tu gasto mensual
básico sin endeudarte hasta pagar las deudas de tu tarjeta de crédito o el plan de tu celular. Una vez que lo determines, busca una alcancía para guardar el dinero, ya sea un bote decorado por ti o una alcancía sofisticada como ésta.
Lo siguiente es escoger un nivel de ahorro; imprime el calendario que te compartimos aquí y pégalo en algún lugar donde lo veas, para que sepas cuánto te toca
poner ese día:

 

RETO DE AHORRO DE CAMBIOS Y MORRALLAS

 

#6 El reto de ahorro de los 10 pesos
Esta técnica de ahorro que hizo famosa Sonia Sánchez, es muy sencilla y te permite ahorrar hasta $10,300.
¿Cómo funciona?
La idea es ahorrar todas las monedas de 10 pesos que caigan a tus manos. Cada que compres algo y recibas como cambio alguna moneda de esta denominación, deberás guardarla.
Para cumplir este reto necesitas:
• Una botella de agua (2.5 litros)
• Una moneda de 10 pesos
A una botella de 2.5 litros (de un refresco familiar) le caben aproximadamente $10,300.
¿Para quién es?
Este reto es ideal para quienes no tienen la disciplina de apartar una parte de su ingreso antes de que llegue a sus manos.

#7 El reto de ahorro del redondeo
El método de ahorro del redondeo consiste en apartar los centavos o pesos que “sobran” de tus compras y guardarlos. Los puedes poner en una alcancía, dejarlos como “intocables” en tu cuenta o usar alguna aplicación digital para llevar la cuenta.
Una forma de hacerlo es redondear todas tus compras a cifras de ceros, y guardar los remanente, suma esos pequeños montos para el ahorro. Al principio parecerá que es poco, pero a largo plazo puedes hacer un buen guardadito.

 

Otra opción es usar alguna herramienta que lo haga automáticamente. Una aplicación famosa es Zaveapp que te permite transferir ese dinero a una cuenta que puedes usar para ciertos productos o servicios.
¿Para quién es este tipo de ahorro?
Te recomendamos este tipo de ahorro si no eres un buen administrador de tu dinero.

#8 El reto de la morralla

El reto de la morralla consiste en guardar los sobrantes. Aunque no debemos guardar solo lo que
nos sobra, si apenas empiezas a crearte el hábito del ahorro, ésta es una buena opción.
¿Cómo funciona?
Para que este reto funcione, es indispensable que administres bien tus gastos diarios; establece una cantidad determinada para gastar diariamente que incluya: transporte, comida y algún antojo; por ejemplo, $100 pesos diarios.
Al final del día checa tus bolsillos y guarda en una alcancía cada moneda de peso, dos pesos, 5 pesos e incluso de centavos que tengas. Así, todos los días durante el año.
¿Cuánto puedes ahorrar?
Suponiendo que trabajas de lunes a viernes y te sobren unos 20 pesos de morralla, al año ahorrarías aproximadamente $1,200, sin contar el dinero que te sobre cuando salgas algún fin de semana. Depende de tus ingresos y egresos.
¿Para quién es este tipo de ahorro?
Este tipo de ahorro es ideal para personas que desperdician el cambio en cualquier cosa o peor aún, lo pierden y no le dan importancia porque piensan que es muy poco. ¡Este dinero te puede servir para el pago del predial, la anualidad de tu tarjeta de crédito o para los regalos de intercambio 2017!

RETOS DE AHORRO CON MÁS
PERSONAS

#9 El reto de la competencia

¿Te acuerdas de los juegos de “carreritas” cuando jugabas de niño? Tus amigos y parientes más cercanos son piezas clave en este desafío. Piensa en aquellas personas que están siempre contigo, ya sea para ayudarte, pedirte un favor o para salir de fiesta y divertirse. Elige un pequeño grupo cuidadosamente, pues ellos serán parte fundamental de tu reto. La lógica es apoyarse mutuamente, tal como cuando quieres bajar de peso o pasar un examen, y optas por contárselo a algún amigo (a) o familiar que se convierte en tu cómplice para lograrlo.
¿Cómo funciona?
Busca una pareja o un grupo de amigos o familiares de tu absoluta confianza y más importante, que tengan intereses comunes. En este reto hay dos modalidades:
1 Competencia
2 Meta común en equipo
Competencia: en este caso, cada grupo, pareja o persona establece para qué quiere ahorrar cierto monto de dinero y cómo planean juntarlo. Ahora, en conjunto, todos establecen un plazo de tiempo determinado para lograr ese plan, que puede ser de 3, 6 o 12 meses.
También es importante definir un “premio” para el (o los) que alcancen su meta en el plazo dicho y un “castigo” para aquel (aquellos) que no lo lograron. Ojo: ni el premio ni el castigo deben ser costosos y solo funcionan como una motivación extra a ganar; por ejemplo unos cocinarán para otros. Realicen un grupo de FB o whatsapp para avisarse semanalmente cómo
van sus avances en el reto o incluso pueden experimentar que un “equipo” “almacene” el dinero del otro de alguna manera, y viceversa, así podrán monitorear los resultados sin la tentación de gastarlo. Meta común en equipo: recuerda que la finalidad del ahorro también se convierte en la meta común para todos, así que entre todas las personas que entren al reto deben encontrar una finalidad colectiva para usar el dinero ahorrado. Por ejemplo, si es una familia, emprender un viaje; si es un socio, un negocio o un curso, o bien, acumular un monto alto de dinero que repartirán entre todos. En este caso, organícense; uno puede fungir como “tesorero”, abran una cuenta común o ahorren en carreras tipo “de relevos” (una semana
uno aporta, la siguiente, otro y así sucesivamente hasta llegar a la meta común, como una tanda).

TIP: publiquen entre el grupo los logros, desafío o tentaciones de gastar que cada uno tenga. Acepta y da
consejos, comparte tus experiencias en el reto. Inconscientemente se “forzarán” y animarán para no
“quedar mal”, y te comprometerás a cumplir la meta de ahorro.
¿Para quién es este reto?
Para personas muy sociables, que disfrutan competir y compartir sus anécdotas; y que además necesitan sentir motivación y presión externas para cumplir más rápido un objetivo.

#10 El reto de ahorrar en pareja

Ya sea que planeen vacaciones, matrimonio, casa nueva o incluso tener un hijo, tú y tu pareja pueden cumplir este reto con éxito. ¿La clave? Respeto, comprensión, compañerismo.
Recuerda que el dinero es una de las razones más comunes por las que las parejas terminan una relación, así que siempre que hablen del tema, háganlo con mucha apertura y sinceridad. Por otro lado, una de las acciones más positivas para acercarse como pareja es ahorrar juntos. Si mantienen con salud financiera su relación tendrán un problema menos de qué preocuparse ambos.
¿Cómo funciona?
Para este reto, sigan estos pasos. Primero, planteen la situación de cada uno; deben conocer sus hábitos de dinero para establecer un plan realista; luego, hablen de las metas que les gustaría cumplir juntos, prioricen las más importantes o las que más les apasionan.
Ahora, fijen una fecha para cumplirla y el costo. Después, elaboren un plan (con calendario) para conseguir ese monto y por ende, la meta. En el plan definan cuánto dinero pondrá cada uno, y cuánto necesitan conseguir juntos. Luego, definan un lugar para juntar el dinero de la meta. Puede ser una alcancía o una cuenta de banco compartida; es importante que ambos puedan ver cómo se incrementa el dinero acumulado. Aunque manejes otras cuentas y otros gastos por separado, recuerden que esta alcancía es para la meta ´de ambos. Es su reto compartido.
A partir del día uno:
• Ayúdense (y propónganse) ahorrar en TODO lo que hagan en pareja: usen un solo automóvil, consideren compartir departamento (si viven separados), salgan menos al cine y organicen maratones de películas en casa.
• Compartan pagos: un día paga uno, después el otro y así sucesivamente.
• Todo el dinero que ahorran juntos, súmenlo a su meta; aunque cada uno lleve sus finanzas de  manera individual, tengan claro qué prioridad han puesto en sus planes y no descuiden ninguno de los dos aspectos: el personal y el de pareja.
¿Para quién es este reto?
Para parejas comprometidas, bien comunicadas, sinceras y con metas reales en común. Entre más tiempo tengas con tu pareja este tipo de retos puede ayudarles a conocerse mejor y emprender nuevos planes más formales a largo plazo.

RETOS DE AHORRO SOFISTICADOS

#11 El reto de los porcentajes
El reto de ahorro de los porcentajes no es otra cosa que aplicar la regla del 50-30-20; si no sabes de qué trata, te explicamos:
¿Cómo funciona el reto de porcentajes?
La regla 50-30-20 es un concepto para administrar mejor tus finanzas personales. Se trata de destinar un porcentaje de tu sueldo a los diferentes gastos de acuerdo a las necesidades y la prioridad de cada gasto. Por ejemplo, lo ideal es usar un 50% de tus ingresos en los gastos necesarios (renta, servicios básicos, alimento y transporte); un 30% a los gastos de entretenimiento o gustos personales y un 20% para el ahorro.
¿Cuánto puedes ahorrar?
Si piensas que destinar 20% de tu sueldo mensual al ahorro es algo elevado, aquí te explicamos una forma
que no suena tan descabellada. Si eres asalariado y te pagan con tarjeta de nómina, lo ideal es que NO saques todo tu dinero de la tarjeta (tranquilo, en una tarjeta de nómina no te van a cobrar por dejar dinero), deja el 10% de tu sueldo cada
quincena y así ahorrarás sin darte cuenta.
¿Para quién es?
Este tipo de ahorro es ideal para personas asalariadas o que manejen una tarjeta de débito.

 

#12 El reto de la domiciliación

La domiciliación es uno de los métodos de ahorro más exitosos y es muy sencillo, porque te permite pensar en dinero solo una vez al mes.
¿Cómo funciona?
El truco es que te “quiten” tu dinero para guardarlo en una cuenta de ahorro antes de que llegue a tus manos.
Además, puedes domiciliar todos tus pagos y ahorrar  mucho tiempo también. Con eso, el dinero que te quede será 100% libre para que lo uses en comida y gustos.

#13 El reto de usar solo efectivo

¿Alguna vez has acudido a una tienda que dice “solo pago en efectivo” y tú no llevas dinero? o bien, eliges algo, haces la fila para pagar y al llegar a la caja te salen con la sorpresa de que no aceptan tarjeta o se descompuso la terminal, y obviamente no llegas suficiente dinero, ¿qué haces? Lo más probable es que además de un gran coraje, termines por dejar tu mercancía allí y debas acudir al cajero… después regresar, si aún tienes tiempo y ganas.
Este reto usa ese mismo principio: quedarte solo con el efectivo indispensable para solventar tus gastos; está prohibido usar el salvavidas de la tarjeta de crédito o débito. Ojo, debes tomarte este reto muy en serio, primero para no caer en salidas fáciles de pagar con crédito; y segundo, porque en caso de que gastes todo tu efectivo en compras triviales, estarás en verdaderos problemas para pagar lo importante.
¿Cómo funciona?
Puedes asumir este reto en tres grandes pasos:
1)     Haz un presupuesto rápido pero cuidadoso de cuánto gastas al día o a la semana. Al hacerlo, detectarás gastos “hormiga” o fugas de dinero que  incluso puedes sacar de la lista, por ejemplo, esos dulces o cigarros extras que estás comprando cuando ya no son indispensables.
2)     Basado solo en ese presupuesto, establece un monto límite para tus gastos de la semana y saca EXACTAMENTE esa cantidad del cajero. Cuando vas empezando, puedes tener una pequeña reserva de dinero extra, en caso de que tus cuentas en el presupuesto hayan salido mal.
3)     El resto del dinero déjalo en el banco o tu cuenta de ahorros. Guarda las tarjetas en casa, en un lugar poco visible. Olvídate de ellas y concéntrate en cuidar tu dinero en efectivo, pues es lo “único” que tendrás para sobrevivir en la semana.
Procura usar cada vez menos el fondo de emergencia, y repite el paso 1 cada semana, hasta que logres encontrar tu presupuesto perfecto. La idea es que con el dinero en la mano, te vuelvas más cuidadoso de la forma de usarlo, ya que al no tener “tarjetas” para salvarte, necesitarás forzosamente administrarlo mejor.
Tip: Puedes usar este reto para gastos corrientes de la semana, y para cubrir tus gastos fijos (luz, agua, gas,
teléfono) pide domiciliar estos pagos a tu banco, así no se te olvidará pagar nunca y ese dinero tampoco lo tendrás en las manos con la tentación de gastarlo para otras cosas.
¿Para quién es este reto?
Para personas disciplinadas y austeras, que no corren a gastarse todo lo que cae en sus manos, porque se volverán mucho más organizadas y lograrán recortar gastos hormiga. Aunque también puede funcionar justamente para personas que tienen dificultades para ahorrar, ya que experimentarán lo que es gastarse todo el efectivo en pocos días y quedarse sin dinero para el
resto de la semana, ¡ojo! Siempre ten un fondo de emergencia, verás qué útil resulta sobre todo al principio.

#14 El reto de las tarjetas de puntos

¿Conoces a los adictos a pagar con cupones? Aquellas personas que buscan en la basura ajena para encontrar ese trozo de papel que les ahorrará dinero.
Este reto se trata de algo parecido sólo qué en lugar de utilizar cupones, le sacas provecho a las tarjetas de puntos.
¿Cómo funciona el reto de las tarjetas de puntos?
¡Fácil! Este reto se resume a pagar lo más que puedas con los puntos de tu tarjeta de crédito o de un monedero electrónico proporcionado por la tienda. Este reto de ahorro se divide en dos partes. La primera consiste en utilizar sabiamente los puntos de recompensa que te dan los súpers al comprar allí. Dado que sólo puedes gastar esos puntos en ese establecimiento, únicamente puedes comprar cosas  que haya allí. Así puedes ahorrar dinero en comprar comida o artículos para el hogar.
La segunda parte del reto se enfoca en utilizar los puntos acumulados al pagar con tu tarjeta de crédito. Incluso, al pagar en ciertos establecimientos podrás duplicar los puntos que recibas. Posteriormente podrás canjearlos por diferentes artículos de todo tipo o hasta viajes. El número de puntos que acumules determinará lo que puedas comprar con ellos.
¿Cuánto puedes ahorrar? Desde centavos hasta miles, la cantidad que llegues a ahorrar dependerá de que tan comprometido estés respecto a pagar todo con tus puntos disponibles.
¿Para quién es este reto?
Para personas que son organizadas con sus finanzas, ya que saben la cantidad exacta de puntos que tienen en sus plásticos. Si eres despistado o de los que frecuentemente pierden sus cosas, mejor elige otro reto.

#15 El reto de no comprar ropa nueva

Este reto parece drástico, en especial si disfrutas mucho de comprar ropa o te gusta la moda. Sin embargo, si lo logras, notarás que no es necesario tener un clóset retacado o cambiar todo tu guardarropa cada temporada.
¿Cómo funciona?
Primero evalúa: ¿tienes ropa para sobrevivir un año entero? Considera las estaciones del año y otros eventos especiales que tengas. Si la respuesta es que sí y hasta te dio risa porque sabes que tienes el clóset repleto, eres candidato a este reto.
La idea proviene de una familia que dejó de comprar ropa para todos sus integrantes durante un año entero.
En 2015 Emiliana Hedlud dejó el consumismo y vivió con la ropa que ya tenía además de otra que intercambiaba con conocidos, incluida la de bebé, que por lo general queda casi nueva. Suma el costo de las prendas que te compraste en
2016 y date una idea de lo que puedes ahorrar. No tiene que ser exacto, puedes hacer un promedio de cuánto cuestan blusas, pantalones y otras prendas, y a partir de eso calcular cuánto te costó la ropa en el año. Ese mismo monto será tu meta para 2017.

#16 El reto de los ingresos extras

Este reto no se trata de poner un negocio como tal, sino adquirir hábitos que pueden dejarnos un dinero extra a cambio de un esfuerzo pequeño.
¿Cómo funciona?
1 Recicla: hay empresas que te pagan por aluminio o cartón para reciclar; incluso hay programas sociales como el mercado del trueque en la Ciudad  de México o el intercambio de basura para reciclar por despensas.
2 Vende lo que ya no quieras o necesites: hacer una venta de tus cosas hasta por dos temporadas al año puede ayudar mucho para sacar también una cantidad extra de dinero y desechar lo que no necesitas.
¿Para quién es este reto?
Si tienes espíritu de vendedor, y sabes relacionarte bien con muchas personas, puedes tener éxito con este método.

#17 El reto de tu edad menos 20

No todas las personas pueden ni deben ahorra lo mismo, dice el analista Macario Schettino, autor de este reto, y añade: “normalmente te dicen que debes ahorrar cierto porcentaje (el 10% o el 15%) pero esa cantidad está mal, porque la verdad es que los seres humanos pensamos distinto en diferentes etapas de nuestra vida”.
El truco está en ahorrar antes de gastar, pero la cantidad que ahorrarás dependerá de la edad que tengas.
¿Cómo funciona?
Schettino, aconseja que cualquier ahorro debe hacerse antes e gastar, es decir, separar el monto que va al ahorro apenas llegue el dinero a nuestras manos.
¿Cuánto debes ahorrar?, eso depende de cuántos años tengas. Sea cual sea tu edad, réstale 20, ése el porcentaje de tu ingreso que debes guardar para el ahorro. Por ejemplo, si tienes 30 años (menos 20), tú deberías ahorrar el 10% de tu ingreso y así
sucesivamente.
Tip: Entre más joven eres, la verdad es que no es tan buena idea ahorrar mucho; es el momento en que hay que gastar, hacer cosas extrañas, a lo mejor empezar a construir una vida en pareja, está uno estudiando y no genera ingreso, entonces el ahorro se irá haciendo más grande junto con tu edad de una forma más orgánica.
Aquí una explicación del método:

 

¿Para quién es este reto?
¡Para todos! Inténtalo, después de todo, el monto irá creciendo contigo y así podrás adquirir el hábito connaturalidad.

Facebook Comments
The following two tabs change content below.
Alberto Hernandez [ Chihuahua | 1985 ] es CEO de Grupo IURIS con empresas de hardware y software(SERH Technology), educación (Liderate), diseño (Iuris Design) y más. Ha enseñado sobre negocios, marketing y diseño en Tec de Chihuahua, Tecnológico de Monterrey, etc. Participa como conferencista magistral en cientos de eventos. Alberto sirve a una audiencia nacional de cientos de universitarios, profesionistas y emprendedores a través de las ideas que comparte en su blog. Por el lado más personal, Cine-filo empedernido y amante de los libros.

Leave a Reply

O

Your email address will not be published. Required fields are marked *